Conozca las principales enfermedades que afectan al cultivo de la sandía y cómo prevenirlas

El cultivo de la sandía es susceptible a varios patógenos que pueden causar daños importantes a las hojas, frutos, tallo y raíces, comprometiendo la productividad. Las enfermedades con mayor impacto potencial en la producción son la antracnosis, el mildiu, el oídio, la fusariosis, el tizón gomoso del tallo y la mancha acuosa del fruto. La experta Kátia Brunelli, coordinadora de Fitopatología de Sakata, presenta a continuación las principales características de estas enfermedades y cuáles son las medidas de manejo más adecuadas para combatirlas si se manifiestan durante la producción.

Enfermedad: Antracnosis

Figura 1

Características: La antracnosis es causada por el hongo Colletotrichum orbiculare (Sin. C. lagenarium) y es una de las principales enfermedades de la sandía. Los síntomas en las hojas comienzan como puntos y se transforman en lesiones. El patógeno puede infectar los frutos de manera temprana sin mostrar síntomas. Cuando los frutos maduran o son recolectados y almacenados, el hongo sale de la fase de latencia formando pequeñas lesiones circulares que pueden ser cubiertas por una masa polvorienta rosa, que son las esporas del hongo (Figura 1). Este patógeno tiene al menos 7 razas fisiológicas, puede transmitirse por semillas y tiene la capacidad de sobrevivir en los restos de cultivo durante más de dos años. La enfermedad se ve favorecida por temperaturas superiores a 25°C y alta humedad relativa. El período prolongado de lluvias favorece tanto la dispersión de las esporas como su infección en la planta.

Cómo combatirla: El control debe realizarse combinando una serie de medidas como: rotación de cultivos, uso de semillas sanas (compra a empresas idóneas), uso de híbridos resistentes (siempre que sea posible) y control químico preventivo, especialmente cuando las condiciones ambientales sean favorables a la enfermedad.

Enfermedad: Mildiu

Características: El mildiu de la sandía es causado por el Chromista Pseudoperonospora cubensis. Infecta las hojas de muchas especies de cucurbitáceas originando inicialmente pequeñas manchas necróticas y traslúcidas, que pasan a manchas angulares y amarillas, llenas de puntos negros que son propágulos del microorganismo. La enfermedad es más grave cuando hay una alta humedad relativa, provocada por largos períodos de rocío, superiores a las seis horas diarias. La lluvia y el riego por aspersión, especialmente cuando se realiza al anochecer, también son muy favorables para la enfermedad. Es más probable que las temperaturas suaves aumenten la enfermedad en el campo, aunque el mildiu también puede ocurrir en climas más cálidos, siempre que la humedad relativa sea adecuada para el patógeno.

Cómo combatirla: El control se realiza básicamente con el uso de fungicidas de forma preventiva, en especial en periodos o lugares donde existen condiciones adecuadas para la enfermedad.

Enfermedad: Oídio

Características: El oídio de las cucurbitáceas ocurre en prácticamente todas las zonas productoras de sandía del mundo. Podosphaera xanthii, el hongo causante, tiene más de 8 razas descritas que se adaptan a los ambientes más diversos. Las plantas infectadas tienen hojas y ramas cubiertas de un polvo blanco, que son las estructuras reproductivas del hongo. Las hojas más afectadas se secan, reduciendo la tasa fotosintética y perjudicando la cantidad y calidad de los frutos. En ataques severos, puede haber quemaduras solares en los frutos, debido a la alta defoliación provocada por el patógeno. Las altas temperaturas y la humedad relativa entre 60% y 90%, sin presencia de agua libre en la hoja, son ideales para epidemias de oídio.

Cómo combatirla: El control debe realizarse de forma preventiva, utilizando fungicidas registrados para el cultivo.

Enfermedad: Fusariosis

Características: La marchitez por fusarium o fusariosis es una enfermedad causada por el hongo Fusarium oxysporum f.sp. niveum, que es un patógeno específico de la sandía. Ocurre en prácticamente todas las regiones productoras de sandía. Ya se han reportado tres razas (0, 1 y 2). El patógeno coloniza los tejidos vasculares provocando su obstrucción. Debido a la dificultad de trasladar el agua y los nutrientes hacia la parte aérea, la planta presenta síntomas de marchitez y coloración amarillenta de las hojas, que pueden evolucionar hasta la muerte. El hongo, además de sobrevivir en los restos de cultivo, tiene estructuras de resistencia que permiten perpetuarse en la zona de cultivo durante varios años. También puede transmitirse por semillas. Las temperaturas entre 23ºC y 26ºC y los suelos con pH ácido y mal drenado favorecen la aparición de la enfermedad.

Cómo combatirla: Las medidas de control más adecuadas para el control de enfermedades son: uso de semillas sanas (adquiridas de empresas acreditadas), plantación de híbridos resistentes, rotación de cultivos y corrección del pH del suelo a alrededor de 6,5.

Enfermedad: Tizón gomoso del tallo

Figura 2

Características: El tizón gomoso del tallo o el cancro del tallo es una enfermedad muy favorecida por la alta humedad relativa y las temperaturas entre 22ºC y 28ºC. El hongo Didymella bryoniae infecta el tallo de la planta provocando lesiones estriadas y anegadas (Figura 2), que se convierten en grietas y obstruyen el paso de la savia. En un intento por defenderse del ataque, la planta segrega exudaciones gomosas, lo que le da nombre a la enfermedad. Por lo general la planta se marchita de manera generalizada, lo que conduce a su muerte. En las hojas, el síntoma se caracteriza por lesiones concéntricas. Tanto en el cancro del tallo como en las lesiones foliares pueden aparecer manchas negras, que son los picnidios (estructuras reproductivas) del hongo.

Cómo combatirla: El control debe realizarse integrando varias medidas como: rotación de cultivos, drenaje adecuado del área de siembra evitando encharcamientos, adición de microorganismos beneficiosos como Bacillus y Trichoderma, adquisición de semillas de empresas idóneas y uso de fungicidas registrados, especialmente cuando las condiciones ambientales son favorables. Hasta el momento, no existen híbridos resistentes a la enfermedad

Enfermedad: Mancha acuosa

Figura 3

Características: La mancha acuosa de los frutos (Bacterial fruit blotch) es la enfermedad más grave y preocupante del cultivo de la sandía. Causada por la bacteria Acidovorax citrulli, puede ingresar a un área a través de semillas o maquinaria contaminada. Es favorecida por la alta temperatura y el anegamiento del suelo. Los síntomas se caracterizan por lesiones empapadas en los cotiledones y las hojas que se convierten en extensas áreas necróticas. En los frutos, las lesiones comienzan como pequeños puntos claros en la cáscara, que evolucionan hasta la degradación total de la pulpa (Figura 3). Los frutos pueden romperse, dispersando las bacterias en grandes áreas.

Cómo combatirla: La mejor forma de control es no dejar que las bacterias lleguen a la zona de cultivo, comprando semillas y plántulas sanas de empresas idóneas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *